La web de la pintura

 

 


El proceso de pintura - pintado


Dentro del entorno productivo y previo la definición y selección del sistema de pintura, definimos el proceso de pintura o pintado como el conjunto de operaciones necesarias para la aplicación de una pintura con el objetivo de satisfacer y cumplir con los requerimientos de calidad, coste, plazo y seguridad fijados previamente.

El pintado o proceso de pintura conlleva una serie de operaciones que podemos agruparlas en 3 grandes grupos o fases:

Preparación de superficies

El primer paso o fase del proceso de pintura es la preparación de superficies la cual se define como el conjunto de operaciones que tienen por objeto la eliminación de cualquier contaminante que pudiera encontrase en la superficie a pintar, así como la creación de anclajes mecánicos y/o químicos (rugosidad, aumento de energía superficiales, etc...) los cuales favorezcan la adherencia de las futuras capas de pintura.

Dentro del campo de la preparación de superficies disponemos de diferentes técnicas y herramientas que nos permiten conseguir los requisitos de limpieza y anclaje previo a la aplicación de la pintura, técnicas como el chorreado/granallado, lijado, limpieza criogénica, limpieza mediante agua a alta presión, fosfatado, plasma, laser, etc...

La técnica o técnicas de preparación de superficie seleccionada ha de tener en cuenta la naturaleza contaminantes que se desean eliminar, el grado de anclaje /adherencia que deseamos obtener y sobre todo la composición, geometría y espesor del material sobre el cual queremos preparar la superficie.

Aplicación de la pintura

Una vez hemos preparado la superficie el siguiente paso es la aplicación de la pintura, dicha fase comienza con la operación del mezclado de los componentes que conforma la pintura, generalmente la mayoría de las pinturas actuales son de 2 componentes (resina y endurecedor), los cuales han de mezclarse homogéneamente bajo los parámetros indicados indicado por el fabricante de la pintura, en función de la técnica de aplicación seleccionada añadiremos a nuestra mezcla mayor o menor porcentaje de diluyente el cual nos permitirá ajustar la viscosidad de la mezcla y aplicar la pintura correctamente.

Actualmente existe un amplio abanico de técnicas y posibilidades de aplicar la pintura, desde la clásica aplicación de pintura mediantes brochas, rodillos o guantes, pasando por técnicas como la aplicación de pinturas mediante pistolas de pulverización, pistolas electrostáticas, inmersión, electroforesis, etc...

El tipo de técnica seleccionada para la aplicación de la pintura vendrá determinado por una serie de parámetros como el número de piezas a pintar, geometría y tamaño de la pieza, material de la pieza, requerimientos estéticos, normativas medioambientales, coste, productos de pintura seleccionados, etc...

Con objeto de aplicar la pintura de una manera correcta y óptima tendremos que disponer de unas instalaciones y equipos acordes con la técnica de aplicación seleccionada y con los requisitos de calidad que debemos de obtener, instalaciones como cabinas de pintura, box de lijado, cabinas de granallado, baños de desengrase y limpieza, sistemas de transporte de piezas, hornos de curado... así como equipos de generación y filtración de aire /presión, bombas de impulsión, sistemas de calentamiento de la pintura, sistemas de ionización, pistolas de aplicación ... son entre otros ejemplos de instalaciones y equipamientos que habitualmente encontramos en el área de pintura.

Curado de la pintura

Una vez que hemos preparado la superficie y hemos aplicado la pintura, la última fase del proceso de pintura o pintado es el curado de la pintura, en dicha fase un a capa líquida se transformará mediante los mecanismos de secado y endurecimiento en una capa sólida compacta (recubrimiento) la cual envuelve, protege y embellece la superficie sobre la que se ha aplicado.

Al igual que ocurre en las fases anteriores, existen diferentes técnicas y herramientas que favorecen y aceleran los tiempos de curado de las pinturas, como en los anteriores fases la selección de la técnica y equipos dependerán de diversos factores como el tipo de pintura utilizada, composición del material que queremos pintar, geometría y tamaño de la pieza, etc...

El éxito de un buen trabajo de pintura reside en respetar y seleccionar cada una de las técnicas apropiadas dentro de cada una de las fases del proceso de pintura, de nada nos servirá todo el esfuerzo, tiempo y dinero invertido en aplicar correctamente una pintura sino hemos realizado una preparación de superficies acorde con los requisito a cumplir, puesto que todo el trabajo se arruinará cuando surjan problemas como fallos de adherencia de la pintura en la superficie aplicada.

pintado

Si te ha gustado, compartelo

Anuncios