La web de la pintura

 

 


Cabinas de pintura


La cabina de pintura es un recinto o área cerrada y acondicionada con la iluminación y las condiciones ambientales y de trabajo adecuada para el proceso óptimo del pintado de superficies. La cabina de pintura es un elemento fundamental que ha de disponer el taller para poder obtener unos acabados de pintura eficientes y de calidad.

Si pintásemos una superficie fuera de la cabina de pintura nos encontraríamos frecuentemente con incrustaciones de polvo y otros contaminantes arrastrados por el viento, las condiciones climatológicas como la humedad y la temperatura variarían ampliamente a lo largo del día incidiendo negativamente en la aplicación y curado de la pintura, las condiciones de visibilidad del pintor dependerían de la iluminación disponible así como la de la niebla de pulverización que se produjera, etc... Un sinfín de problemas nos abocarían a obtener un alto porcentaje de retrabajos al no cumplir con los requisitos estéticos y funcionales establecidos.

La cabina de pintura tiene por objeto eliminar todos estos inconvenientes mediante el uso de un recinto construido, acondicionado y destinado al pintado de superficies, presentando entre otras las siguientes ventajas:

Para obtener estas ventajas, las cabinas de pintura están compuestas de los siguientes elementos:

La explicación de cada uno de estos elementos nos permitirá conocer el funcionamiento de la cabina de pintura.

Elementos y funcionamiento de la cabina de pintura

El habitáculo representa la estructura y el cerramiento de la cabina que delimita el área donde se realizarán las tareas de pintado, es importante seleccionar un cerramiento adecuado que aísle correctamente la cabina tanto a nivel sonoro como a nivel térmico. Las puertas peatonales así como las puertas de entrada y salida de las piezas o vehículos forman parte del habitáculo de la cabina, dichas puertas estan diseñadas para cerrar herméticamente el área cuando se encuentran cerradas, evitando la entrada de contaminantes, polvo u otros materiales ajenos al proceso de pintura. Por último todos los materiales con los que se construye el habitáculo han de ser ignífugos y resistentes al fuego.

Dentro de la cabina se colocan estratégicamente una serie de luminarias con el objeto de conseguir una iluminación uniforme, repartida y completa, por otro lado el color blanco del interior de la cabina permite reflejar al máximo la luz producida por las luminarias con la finalidad de obtener la máxima visibilidad que permita al pintor realizar unos trabajos eficientes y de calidad. Por norma general el interior de las cabinas dispone de una luminosidad mínima de 800 luxes.

Los grupos de ventilación, impulsión y extracción son los responsables de crear la corriente o flujo de aire utilizado para arrastrar toda la niebla de pulverización que se genera durante el proceso de pintado, este flujo de aire nos permite trabajar en un área visible y limpio evitando posibles pulverizados o contaminaciones adheridas sobre la superficie recién pintada, por otro lado este flujo nos permite obtener unas renovaciones de aire en el interior de la cabina.

El sistema de filtros que incorpora la cabina son los responsables de eliminar cualquier tipo de contaminante que pueda introducirse o salir de la cabina de pintura mediante el flujo de aire que se crea, mejorando la calidad de los trabajos así como respetando el medioambiente y nuestra salud. Podemos clasificar dichos sistemas en 4 grandes grupos:

Los equipos de curado son incorporados en las cabinas con la finalidad de acelerar el proceso de endurecimiento y secado de la pintura, permitiendo reducir los tiempos de espera y aumentando la productividad del taller, generalmente existen 3 tipos de sistemas:

Por último un autómata o un cuadro eléctrico controla todos los elementos y procesos como el alumbrado, la generación del flujo de aire, la recirculación del aire caliente... que incorpora nuestra cabina de pintura.

Así pues podemos resumir que el funcionamiento de una cabina de pintura se basa tomando el aire del exterior el cual es filtrado utilizado para crear un flujo de aire que arrastre la niebla y los contaminantes de la pintura los cuales serán tratados y filtrados a posteriori, todo ello acompañado de un sistema de alumbrado y curado que permite al pintor obtener unos acabados de pintura extraordinarios.

 

Si te ha gustado, compartelo

Anuncios